Revista 15&Boda

Notas

El arte de decorar con flores.

DEST-FLORESReunirse y celebrar es una de las formas más comunes de afianzar los lazos con la gente querida. Muchas son las ocasiones que se presentan durante el año; y cuando esto sucede, lo primordial es hacer memorable cada momento.

Mediante la ambientación, el lugar de encuentro se torna significativo y los detalles adquieren importancia; cada elemento apunta a exaltar los sentidos, despertar sentimientos e intensificar sensaciones. Las flores son ideales para tal fin: no sólo acompañando como elemento decorativo, sino también creando armonía en el ambiente, para que ese momento permanezca por siempre en la memoria.
Al planificar la ambientación de un evento, hay que tener en cuenta distintos elementos: el lugar y sus características, el tipo de fiesta, y los gustos o deseos del cliente; este último es el ítem más importante, e influirá en todos los anteriores. A partir de esta información, se pone en juego la capacidad del diseñador para crear una propuesta que conjugue los distintos aspectos, y donde las necesidades del cliente se vean satisfechas.
Ya con el diseño planteado y los colores elegidos, se realiza la selección de las flores; dependiendo siempre de la disponibilidad de las mismas en el mercado. Algunas pueden ser usadas en cualquier momento del año, como las rosas y los liliums. Otras, como los conejitos, fresias, crisantemos, gladiolos, tulipanes, peonías, etc. sólo pueden utilizarse durante el período de cosecha. Por otra parte, el presupuesto con el que se cuenta determina en gran medida las especies elegidas; hoy existe mucha importación de flores, pero algunas son tan exóticas que no pueden utilizarse por su alto costo.
Si bien hace 10 años la decoración no era considerada importante, paulatinamente ha ido adquiriendo relevancia, casi tanto como la elección del lugar o la gastronomía. En la búsqueda de una ambientación que despierte los sentidos, la gente se anima cada vez más a las opciones menos tradicionales: especies clásicas ceden paso a flores como margaritas, crisantemos, gerberas o statice, que aportan un detalle de frescura y originalidad. Gracias a estos cambios, la decoración no se centraliza sólo en las mesas, sino que se extiende hacia otros ambientes del lugar: salas de estar, barras, piletas o espacios abiertos cobran nueva vida con arreglos a medida.
Si hablamos de tendencias, en la actualidad se orientan hacia arreglos poco comunes, tanto en la mezcla de flores, como en la combinación de colores. A ello se añade la utilización de contenedores que responden a una estética vintage: tazas antiguas, frascos de vidrio, floreros forrados y pequeñas macetas, otorgando al conjunto elegancia y sofisticación.

Texto: CAROLINA BOADA


Ver más: Ambientación, bodas, casamientos, eventos, flores,

Comparte esta nota en tus redes sociales




El Maute Eventos / Casa de Campo La Elvira
Revista 15&BODA
Cabaña Inaquelen By Bloan Eventos
Cabolargo Cultura de Playa
Sheraton Mar del Plata Hotel