Revista 15&Boda

Notas

Secretos del vestidor.

dest-vestidorEstar «bien vestida» es el resultado de la conjunción entre creatividad, armonía, colores, estilo y personalidad. Sin embargo, no depende necesariamente de la ropa, sino de la actitud, de aceptarnos y lograr un equilibrio entre interior y exterior.

Para obtener una buena imagen no hace falta mucho dinero, sólo un guardarropas bien organizado, cuyas prendas se puedan combinar de diferentes maneras.
Los «básicos» son la columna vertebral de todo vestuario: permiten agilizar tiempos y ofrecer una imagen impecable en cada ocasión. Aquí, una lista de las prendas que no pueden faltar en nuestro guardarropa invernal:
• Una camisa blanca y otra negra, impecables, que sugieran silueta sin ajustar y sean cómodas. Deben estar siempre en condiciones, para ser usadas en cualquier ocasión.
• Suéter de Jersey o Cachemir de punto fino, que se adapte al cuerpo, preferentemente en colores neutros como negro o gris. Son sumamente prácticos, delicados y femeninos.
• Remeras de invierno, de buen algodón o modal con lycra, en colores blanco, negro y gris melange. Con escotes según el largo del cuello, y con terminaciones prolijas.
• Jeans (uno o dos) es la prenda básica y universal por excelencia. Adaptable a diferentes estilos, se llevan con chatas o zapatillas en el día; y para la noche, con tacos o botas.
• Un pantalón negro clásico, cómodo, con un corte contemporáneo y de buen género.
• Un vestido negro de corte clásico, de un género no muy armado, que no agregue volumen a la silueta, sino que estilice, adaptable a distintas ocasiones con diferentes accesorios es ideal.
• Un tapado de paño, de un estilo que perdure.
• El trench o impermeable es una prenda que nunca está fuera de lugar. El color más tradicional es el beige, pero también hay negros, azules o grises; para las más osadas, quedan muy bien el violeta, magenta o ciruela.
• Un saco o campera liviana de cuero negro o marrón.
• Calzado imprescindible: botas con taco cómodo, que no aprieten, del largo de caña según la contextura de la pierna, y fácil de combinar con diferentes conjuntos.
• Por último, las chalinas son un accesorio imprescindible, ya que no sólo abrigan: aportan un toque especial a todo el conjunto. No es necesario recurrir a los colores invernales; lo ideal es elegir chalinas o bufandas que no opaquen el rostro, sino que lo iluminen.

Texto: CAROLINA BOADA
Asesoramiento:  KARINA GENTILE – Asesora en Imagen Personal


Ver más: consejos, moda, moda femenina, mujer, secretos,

Comparte esta nota en tus redes sociales




El Maute Eventos / Casa de Campo La Elvira
Revista 15&BODA
Cabolargo Cultura de Playa
Sheraton Mar del Plata Hotel
ANA MULTEDO